Construye Empresa pero Instruye a tu Familia

Emprendedor Integral – La Historia de Juan López

Era el año 1976, don Juan López procedente de La Paz Centro, Nicaragua con un triciclo lleno de frutas y verduras le dice a su esposa Maria Gómez “amor con esto vamos a salir adelante” ella con 4 meses de embarazo le decía anda trabaja al tejar o la salina, ella no creía en su idea de vender ambulante, pero Juan era de los que no escuchan, se hacia el sordo al desaliento de su mujer.

Se lanzó a vender y le estaba yendo muy bien, en poco tiempo había duplicado su mercadería, cada vez vendía más. Luego no solo vendía en su localidad ya tenia “sucursales” cada vez su capital se duplicaba.

Luego estableció un CeDis (Centro de Distribución) en su localidad, tiempo después en otras ciudades, se había convertido en el proveedor de tiendas de autoservicios, supermercados y pulperias.

20 años después tenia 5 hijos, 8 CeDis y un establecimiento que conservaba en su localidad (La Paz Centro) como un recuerdo de sus inicios, ya contaba con camiones propios para el traslado de la mercadería, era el principal comprador de los agricultores de la zona.

Juan no dejaba de pensar una y otras vez “Si con una esposa que no creyó en mi, que con su negativismo me desalentaba y que curse a duras penas hasta 5 grado de primaria, logramos avanzar hasta donde estamos, quizá mis hijos yendo a la universidad van a llegar más lejos”.

El siempre creyó saber que debían estudiar sus hijos a uno le dijo “Tu administración” y “Tu economía”, también un contador y un abogado así todos estarían involucrados en la empresa que había creado su padre.

Pasaron 15 años más y el negocio que comenzó en un triciclo en ventas ambulantes se había convertido en una transnacional, con cadenas de CeDis por varios países, todo funcionaba mientras Juan seguía vivo.

Juan Murió ninguno de sus hijos llegó al funeral, “estaban trabajando”. 5 años después de su muerte los hijos hicieron trizas el gran activo que heredaron. Una serie de juicios por la posesión de los bienes y una mentalidad egoísta fue suficiente para traerse abajo el negocio. Lo que el padre construyó, los hijos destruyeron. Tenían título profesional, pero no eran un equipo.

Solo uno de los hijos de Juan el más rebelde, el que nunca quiso estudiar, el “fracasado” de la familia logra sacar adelante el puesto de La Paz Centro, el que el padre conservaba como un recuerdo de sus inicios, hoy el negocio a crecido no a nivel como lo había hecho su padre pero va duplicando sus activos cada día.

El legado que Juan NO dejó, fue integridad, el respeto por los que amas, liderazgo, enseñar principios con el ejemplo y ser honesto. El tipo era una máquina para trabajar, pero no supo lograr que su familia sea familia…

Ningún éxito empresarial compensa un fracaso familiar.

Para ser un Emprendedor Integral nuestro enfoque debe ser; crecer en ideas, experiencias, sabiduría, respeto, honestidad, liderazgo y además de crecer nosotros hacer crecer a nuestro entorno familia y amigos con valores que no tienen precio.

Enseñarle a nuestros hijos que lo importante no es cuanto ganemos o cuan glamuroso puede ser decir soy dueño de un negocio, lo importante es que lo ganemos juntos y lo disfrutemos juntos como una verdadera familia.

Así que ya sabes crea la herencia pero instruye a los herederos.


Esta historia es una adaptación de la familia Gucci (firma de lujo italiana dedicada al diseño y fabricación de artículos de moda, maletas, relojes, perfumes, etc. Fundada en 1921 por el artesano Guccio Gucci en un pequeño taller de Florencia, Italia) hoy por hoy una mega empresa y referencia en la moda a nivel mundial. (ninguno de sus hijos es parte de la empresa por la misma situación que narro en mi versión)